lunes, 1 de junio de 2009

ESQUEMAS DE LA PIEL Y SALUD

En los últimos años, los médicos y otros científicos han descubierto que los esquemas rígidos, o dermoglifos, de la palma de la mano y punta de los dedos pueden ser indicadores fiables de determinadas condiciones físicas y emocionales. El estudio de las crestas de la piel, o quiroglifos, es una ciencia fascinante, pero que se halla todavía en su infancia. Algunos lectores de mano empiezan a confiar en el estudio de los dermoglifos para evaluar la salud física y emocional. Sin embargo, con las siguientes excepciones, la mayoría de las conclusiones basadas en las crestas de la piel son bastante especulativas y se deben aceptar con el proverbial grano de sal.

Nuestras manos están esquematizadas con varios sistemas de filas paralelas de dermoglifos que son únicos para cada ser humano. Siempre que esas crestas se encuentran se forma un trirradio. Se encuentran cuatro trirradios distintos bajo los dedos (a veces entre ellos) y sobre la línea del corazón, a los que hemos descrito ya como ápices de los diversos montes. Además, hay un trirradio mayor (llamado trirradio axial) situado en la base de la palma, justamente encima de la muñeca. Según el Journal of the American Medical Association, un desplazamiento del trirradio axial hacia una posición superior en la palma puede indicar una predisposición a una enfermedad cardiaca congénita.

Otro signo de enfermedad cardiaca es el de dedos anteriormente normales que tienden al «amazacotamiento». Aunque estos dedos pueden ser un rasgo heredado, su presencia, especialmente en conjunción con uñas hipo-cráticas o de cristal de reloj, ; analizadas más adelante, indica una tendencia a los trastornos de corazón y pulmón. Cuando se acompañan de un trirradio axial desplazado, aumenta la posibilidad de una enfermedad cardiaca presente o potencial.

Cuando los dermoglifos están mal formados o disociados, se forma una «sarta de perlas»  que puede indicar una predisposición a la neurosis. Los remolinos o rizos en el monte de la Luna, el número anormal de crestas en la piel, o una alta frecuencia de rizos en las puntas de los dedos pueden indicar también defectos cardiacos congéni-tos. Para un análisis más completo, consulte A Doctor's Guide to Better Health Through Palmystry (ver Bibliografía).


Free Blogger Templates by Isnaini Dot Com and Wedding Net. Powered by Blogger